22 de abril de 2014

Los precios de las ITV 2014, a examen





Existe gran diferencia de precios, a la hora de pasar la INSPECCION TECNICA DE VEHICULOS en las distintas comunidades autonomas.

Las inspecciones oscilan desde los 29,02 euros que cobran en Extremadura por un turismo diésel o gasolina, hasta los casi 60 euros que cuesta en Castilla y León.

A estas tarifas, que establecen las propias comunidades autónomas -excepto en Madrid, donde están liberalizadas- está incluida la tasa de tráfico fijada por el Ministerio del Interior en 3,70 euros, un 2,8% más de los 3,60 que se cobraba en 2012.

Las mayores subidas de precio de la ITV para turismos de hasta ocho plazas se han producido en Asturias, con una subida media del 25,5%. Le siguen Mallorca, de Islas Baleares, un 4,8%; Cantabria, con un incremento del 3,5% en turismo de gasolina sin catalizador, un 3,5% en catalizados y un 4,1% en diésel.

El pleno del Gobierno valenciano ha aprobado una bajada media del 17 por ciento en las tarifas del servicio de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), a partir del 1 de abril del 2014.

El precio se ha visto reducido de 67,02€ a 55,44€ el diésel y de 52,34€ a 44,09€ el gasolina.

El Real Decreto 224/2008, de 15 de febrero, regula las inspecciones técnicas de vehículos realizadas por las estaciones de ITV habilitadas por las comunidades autónomas. Según esta norma, cualquier coche revisado en estos centros podría circular "legalmente" por territorio nacional sin poder ser sancionado. Desde 2004, la Comunitat Valenciana tiene una legislación que exige unos requisitos superiores a los que se piden en el resto de autonomías y que obliga a los automóviles turismo a llevar una certificación de que no superan el límite de contaminación acústica marcado por la Generalitat.

En las ITV valencianas esta certificación sobre contaminación acústica se realiza en la inspección rutinaria. Según explicaron desde la Conselleria de Industria, estos vehículos que han pasado la inspección técnica en ITV de otras autonomías deben pasar también una revisión sobre la contaminación acústica, de lo contrario pueden ser multados en la Comunitat Valenciana.

Real Decreto 224/2008,

Artículo 9. Elección de estación ITV para la inspección técnica de vehículos.

1. Todo usuario de un vehículo elegirá libremente la estación ITV donde desee realizar la inspección técnica de vehículos, entre las habilitadas por las comunidades autónomas.

2. No obstante, aquellos vehículos cuya primera inspección haya sido desfavorable o negativa deberán someterse a una nueva inspección en la misma estación en la cual fue inspeccionado inicialmente, de acuerdo con el Real Decreto 2042/1994, de 14 de octubre, por el que se regula la inspección técnica de vehículos, salvo autorización expresa del órgano competente de la comunidad autónoma correspondiente.

Según la normativa, si pasados dos meses desde una primera inspección desfavorable el vehículo no vuelve a presentarse a la ITV, la estación deberá solicitar su baja a Tráfico.
fuente del texto: facua.es


21 de abril de 2014

Bancos que ofrecen descuentos en el precio de la gasolina


Varios medios europeos lo han publicado en los últimos meses: la gasolina solo sube en España. En concreto, durante 2013, la pagamos hasta tres céntimos más cara que otros países de la unión. Sin embargo, aún nos queda una posibilidad para ahorrar en los viajes de Semana Santa: descubrir las cuentas y tarjetas bancarias que reducen el coste de la gasolina hasta en un 7 %, según informa el comparador HelpMyCash.com.

Entre la vasta oferta de cuentas y tarjetas que nos ofrece el mercado bancario español, al menos 5 entidades han apostado por una ventaja popular con la que se pretende fidelizar o ganar clientes: devolver un tanto por ciento de lo que gasten al repostar combustible.

Por ejemplo, el Banco Sabadell se bonifica un 2 % en la estaciones de servicio Repsol, Campsa y Petronor a los titulares de la Cuenta Expansión. Para disfrutar del descuento es necesario domiciliar una nómina de al menos 700 euros o tener entre 18 y 25 años. En ese caso, no será necesario realizar ingresos periódicos ni domiciliaciones.

Los clientes de ING Direct también pueden presumir de ahorrarse un 3% en todas las gasolineras Galp y Shell. Para beneficiarse del descuento, es necesario abrir una Cuenta Nómina o Sin Nómina, sin comisiones.

Otra entidad que devuelve un porcentaje de lo que gastan sus clientes al alimentar sus coches es Openbank, gracias al Plan de Descuentos OK, que bonifican un 2 % diario y un 4 % los miércoles en las gasolineras Galp. Al programa de descuentos pueden adherirse los clientes que tengan su nómina domiciliada y, desde el pasado 1 de abril, los universitarios menores de 31 años, sin necesidad de domiciliar nada, sólo abriendo una Cuenta Corriente Operativa.

La tarjeta Visa Cepsa Porque tú vuelves, comercializada por Citibank y gratis año tras año, es otra opción a tener en cuenta. Se puede contratar sin necesidad de cambiar de banco ni de abrir una cuenta en la entidad y devuelve a sus titulares un 3% en las estaciones de servicio Cepsa, además de un 1% en otros establecimientos que no sean estaciones de servicio. A final de mes, si el gasto en otro sector que no sea el de las gasolineras es de al menos 300 euros, el cliente disfrutará de un 2% extra de descuento.

Por último, la Tarjeta 1 2 3, comercializada por el Banco Santander y Openbank, ahorra a sus titulares un 3% en gasolineras de multitud de estaciones. Además, en el caso del Santander, gracias al programa Queremos ser tu banco, el descuento puede ascender hasta un 7%. La tarjeta tiene una cuota de 48 euros que se puede amortizar con las bonificaciones. Eso sí, para beneficiarse del 3% de descuento hace falta que el gasto en comercios bonificados sea igual o inferior al de los comercios no bonificados.
fuente: economiadigital.es

¡Cuidado con los biocombustibles!

Los biocombustibles hechos con los residuos de la cosecha de maíz son peores que la gasolina en términos de calentamiento global en el corto plazo, de acuerdo con un nuevo estudio que pone en entredicho las conclusiones del gobierno de Obama de que son una alternativa mucho más limpia y que ayudarán a combatir el cambio climático.

Un estudio pagado por el gobierno federal y difundido el domingo en la revista Nature Climate Change llegó a la conclusión de que los biocombustibles hechos con residuos de maíz liberan 7% más gases de invernadero en los primeros años en comparación con la gasolina convencional.

Aunque los biocombustibles son mejores a largo plazo si se considera que sustituirían el carbón en las termoeléctricas, el estudio dice que no cumplirán con un estándar fijado en las leyes de 2007 para calificar como combustible renovable.

Las conclusiones asestan un duro golpe a los llamados biocombustibles celulósicos, los cuales han recibido más de 1.000 millones de dólares en subsidios federales, pero han pasado apuros para cumplir objetivos de volumen ordenados por la ley. Se prevé que cerca de la mitad del mercado inicial de celulósicos se derive de residuos de maíz.

La industria del biocombustible y funcionarios de gobierno criticaron de inmediato la investigación. Dijeron que su análisis de pérdida de carbono del suelo, que puede variar de un campo a otro, era demasiado simplista, y que sobreestimó cuánto residuo pueden remover los agricultores una vez que el mercado se haya establecido.

"El análisis central describe un escenario extremo que ningún productor o empresa emplearía porque arruinaría tanto la tierra como el suministro a largo plazo de materia prima. No tiene sentido desde el punto de vista comercial o agronómico", dijo Jan Koninckx, director de negocios globales de biorrefinerías de DuPont.

La compañía tiene previsto concluir este año una planta con valor de más de 200 millones de dólares en Nevada, Iowa, que producirá 110 millones de litros (30 millones de galones) de etanol celulósico con residuos de maíz de granjas vecinas. Una evaluación pagada por DuPont dice que el etanol que ahí se producirá podría ser más de 100% mejor que la gasolina en términos de emisiones de gases de efecto invernadero.

La investigación es uno de los primeros intentos de cuantificar cuánto carbono se emite a la atmósfera cuando las hojas, las cañas y las mazorcas de maíz se emplean para elaborar biocombustible en lugar de dejar que restituyan el carbono al suelo. El estudio descubrió que sin importar cuánto residuo de maíz se levante del campo, el proceso contribuye al calentamiento global.

"Sabía que esta investigación sería polémica", dijo Adam Liska, autor principal del estudio y profesor asistente de ingeniería de sistemas biológicos en la Universidad de Nebraska en Lincoln.

El propio análisis de la Agencia de Protección Ambiental, que asumió que cerca de la mitad de los residuos de maíz serían recogidos de los campos de cultivo, halló que el combustible elaborado con esos sobrantes cumpliría con el estándar fijado por la ley. Dicho estándar requiere que los combustibles celulósicos liberen 60% menos contaminantes de carbono que la gasolina.

fuente: elnuevoherald.com